El mar

¿Qué he de esperar en momentos de soledad?

La compañía de mis recuerdos, quienes traen consigo, tristezas y alegrías de momentos que jamás podrán repetirse, nunca, como cada una de las olas del océano.

Esa alfombra que cubre miles de secretos, recuerdos, añoranzas.
El testigo de los amores que nunca se encontraron, y el único que sabe la razón.
Lago de lágrimas perdidas, de quienes sufrieron por los amores que jamás regresaron.
Espejo de estrellas infinitas que juegan por las noches, y de un sol que ha transcurrido día a día, que lo vio nacer y envejecer.

Una lágrima baja por mi mejilla, desaparece.
Se une a otras en el mar, donde comparten los secretos de aquellas personas que lloraron bajo la luz de la luna en noches que parecieron eternas.

Personas buscando respuestas de las olas, buscando un consuelo.
El único que les queda es observar tal inmensidad y deslumbrarse, aceptar que no crearon el mar solos, cada quien ha depositado gotas puras que provienen del alma.
Un llanto no es creador de tanta agua cristalina, todos lo hemos creado.

(Junio 4, 2008)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s